top of page

Los NFTs en la industria musical

Actualizado: 2 dic 2022


La música es eso que te llena en los momentos difíciles. Ese arte de saber expresar y transmitir sentimientos, sensaciones y estados de ánimo mediante todo tipo de sonidos y ritmos. Una conexión (o desconexión, según se vea) de la base del tronco con el mundo. Son millones y millones las personas que disfrutan de la música a diario.


Contexto social

Desde una perspectiva histórica, la década de los 1950 marcó un antes y un después en la historia de la música con la llegada del pop, y con él grandes celebridades mundiales convertidas en estrellas de este gremio. Desde ese momento, la industria de la música ha estado en un proceso de constante cambio, sobre todo en base a la evolución de la sociedad, tecnología y formas de consumo.


En primer lugar fueron disminuyendo las ventas de discos, por el auge del streaming. Ahora el streaming está experimentando un proceso de cambio, ya que compensa muy poco a los artistas aunque estos posean millones de fans, llegando al nivel en el que ni siquiera tengan las posibilidad de que los artistas puedan ganarse la vida con la música. Ahí es donde saltan al escenario los NFTs.


Los NFTs musicales prometen ser una forma novedosa de ver la industria de la música y la forma en que los artistas puedan ser verdaderamente recompensados por su trabajo. Principalmente, estos NFTs podrían comenzar a recompensar de una forma mas justa a los músicos, del mismo modo que podrían crear una mayor participación por parte de los fans y, en última instancia, cambiar el conglomerado de la industria de la música.


Artistas contentos + fans contentos = industria contenta, y en auge.

NFTs musicales

Los NFT musicales básicamente ofrecen a sus propietarios el derecho a un contenido exclusivo, haciendo que el propio término de exclusividad esté directamente relacionado con el producto musical. Esta exclusividad permite ayudar a músicos, bandas y compositores a conectar con sus oyentes de maneras nuevas e innovadoras.


Más allá de la propia música, estos NFTs ofrecen a los propietarios otros productos como carátulas de álbumes, videos, entradas para conciertos físicos o virtuales, vistas previas de canciones inéditas... una cantidad de opciones casi ilimitadas, que el mismo artista decide incluir en el token.


Unos de los pioneros en subirse a este carro fueron los norteamericanos Kings of Leon. Este grupo comenzó a ofrecer diferentes productos inéditos y exclusivos, llegando incluso a vender el derecho a disfrutar de asientos a sus conciertos en primera fila… ¡DE POR VIDA!. A esta nueva oleada musical también se han subido artistas de gran renombre como Doja Cat y Snoop Dogg, que en el pasado 2021 lanzaron proyectos musicales colaborando con creadores de contenido digital, convirtiéndolos así en colecciones de NFT, de gran éxito además.


Kings of Leon


Más allá del mercado musical estadounidense, los NFTs también han emergido en la escena española. En ese sentido, la banda española de rock, Mägo de Oz, también está presente en el mundo de los NFTs, y es que en abril de 2021 lanzaron una portada inédita de su álbum Ira Dei, diseñada por el artista Gaboni, que fue lanzada como NFT. Un proyecto que incluía esa portada exclusiva, junto con un único ejemplar físico firmado por la propia banda.


Mägo de Oz


Impacto en la industria

Pongamos que el control de la industria de la música (y sus beneficios) son una tarta. De esa tarta los que más comen son los sellos discográficos, dejando a los artistas prácticamente con las migajas. Bien, pues la naturaleza de estos NFT es democratizar la industria musical, de manera que el pastel esté repartido de una forma más justa y que no sean los sellos discográficos los que tengan más parte. Gracias a los NFTs, los artistas pasan a tener un papel más importante, junto con unos beneficios más justos, además permitiría a la audiencia conectar con sus artistas para reforzar los lazos y esa fanbase. Así todos comerían de la tarta de forma más justa.


Evidentemente es más fácil introducir estas nuevas ideas con artistas más grandes como Snoop Dogg y Doja Cat. Aunque también supone cambios para los artistas emergentes, porque ofrece una alternativa para que entren en la industria más allá de comprometerse con un contrato restrictivo de discográfica. De hecho, estos nuevos artistas tendrán un abanico de oportunidades más amplio, ya que no existe ningún tipo de barrera de entrada a la escena musical NFT. No hay requisito alguno, simplemente el artista tiene que cargar su música en cualquiera de las plataformas musicales de NFT que existen, después comercializarla entre sus fans, y listo. Dentro del mercado. Sin necesidad de obligar al artista a nada, ni restringirle de ningún modo.


Al fin y al cabo, el tráfico de la música lo protagonizan dos agentes, el artista y el oyente, siendo la música el mensaje que va del primero al segundo. O debería ser así, ya que actualmente existe un obstáculo entre medias que hace de intermediario, y no es otro que las propias discográficas. A día de hoy los artistas que pertenecen a un sello, ven como aproximadamente el 50% o más de los ingresos van a parar a la propia discográfica. Sobre todo, a través de los royalties o regalías. Por si no sabes lo que son, te ahorramos buscarlo en Google. Es un poco más complejo, pero básicamente son pagos que reciben los propietarios de los derechos de autor (artistas o las discográficas) por el uso de su propiedad intelectual, en este caso las propias canciones. Unos derechos que suelen estar en manos de los sellos discográficos en gran parte, y que se traduce en más dinero para ellos y menos para los artistas.


El paradigma cambia completamente con la llegada de los NFTs, porque se crea una nueva forma de distribución donde se eliminan esos intermediarios. Ya no habría ningún sello ni compañía discográfica que interceda, por lo que los artistas serían los poseedores de los derechos, pudiendo quedárselos o distribuirlos como ellos prefieran. Así, la música podría ir del artista al oyente directamente, gracias a las plataformas musicales NFT que en este caso actuarían como vehículo.


Uno de los casos más recientes es el del rapero estadounidense Nas. Dos de sus últimos éxitos, premiados con sendos Grammy en 2021 y 2022, se pusieron a la venta en forma de NFT. En total, 760 tokens que daban derecho a la propiedad sobre la reproducción de esas canciones en plataformas de streaming. En función del token adquirido, el propietario recibe un porcentaje de los royalties. Una porción muy pequeña en porcentaje, pero que supone “poseer” una parte de canciones tan reproducidas como Ultra Black o Rare. En la práctica, es una manera más de contribuir con un grupo o cantante de nuestro agrado más allá de acudir a sus conciertos o comprar su música.


Refuerzo a la comunidad

La audiencia se entiende generalmente como una relación unidireccional, mientras que una comunidad sugiere una comunicación bidireccional entre el artista y sus fans. Para que una comunidad sea productiva, los implicados deben enriquecer el proceso creativo escuchando activamente las necesidades de los demás y proponiendo soluciones para mejorar la comunidad en su conjunto. Es decir, tanto artistas como fans deben de estar conectados.


El impacto de los NFT en la música no solo trasciende en los beneficios a nivel económico. Los artistas musicales tienen la oportunidad de desarrollar relaciones más estrechas con sus fans y formar comunidades en torno a esos tenedores del token.


Pese a que estas innovaciones ya están llegando a las altas esferas de la música y a artistas de gran renombre, todavía existe un cierto escepticismo por parte de la propia industria. Ahí es donde los fans salen a escena, más concretamente los que son talentos nativos de la Web3, ya que son los encargados de abrir las puertas a una nueva expresión y monetización de la industria musical, acercando todo este movimiento y generando comunidad entre los artistas, intermediarios y fans. Con el respaldo de una comunidad fuerte, los artistas poseen una base sólida para construir una carrera.


Precisamente al tratarse de un fenómeno que todavía no está tan asentado, carece de figuras que enarbolen la bandera de la música y NFTs (aunque ya haya algunos). La innovación musical ofrece a los artistas que prueban las nuevas tecnologías la oportunidad de convertirse en los próximos artistas consagrados de la futura generación. Aquellos artistas que se esfuerzan por comprometerse con su comunidad y construir una relación directa con su base de fans serán los que más se beneficien de la web3. Esto puede disminuir potencialmente la importancia de las discográficas para el éxito de un artista.


Pero claro, ¿pensabas que las discográficas se iban a quedar de brazos cruzados? Evidentemente también quieren formar parte de esta evolución y no quedarse estancadas, como ya les sucedió con la llegada de las plataformas de streaming. Muchas compañías discográficas se están involucrando, trasladando parte de su actividad on-chain y publicando colecciones de NFT. Prueba de ello es Probably a Label, un sello discográfico a modo de serie NFT, creado por Warner Records (sello discográfico) y Probably Nothing (estudio de desarrollo web3), para redefinir el modo en el que la música se crea y se consume, basándose en la tecnología web3. Esa serie se componía de tres tipos de NFT a modo de rarezas, desde uno más básico, a uno más selecto y finalmente el más premium. En función de la rareza del NFT que compras, adquieres una serie de beneficios exclusivos, desde asesoramiento por parte de artistas ganadores de Grammys, merchandising, a incluso participar en los procesos creativos de otros artistas. Demostrando que tanto artistas emergentes, como consolidados pueden verse beneficiados de la creación de esta comunidad.


Probably a Label

NFTs en la venta de entradas

No tenemos que olvidarnos que una de las principales propiedades de los NFTs es que sirven como un certificado de propiedad. Esta premisa se ha tenido muy en cuenta por parte de las empresas organizadoras de eventos, conciertos y festivales a la hora de implementar una mayor seguridad en la venta de entradas, y así evitar la reventa ilegal de estas.


En muchos casos estas entradas NFT ofrecen a sus titulares la posibilidad de entrada al evento y también la posibilidad de unas ventajas exclusivas en el evento al que asistan. Además, también pueden ayudar a los artistas y organizadores de eventos a establecer unas relaciones más sólidas con sus seguidores.


Uno de los festivales que implementó este tipo de entradas fue el Coachella Festival, uno de los festivales musicales más innovadores y con mayor reclamo en la actualidad, puso a la venta entradas para su festival en formato NFT. Pero no fueron entradas normales, ¡FUERON ENTRADAS PARA TODA LA VIDA! (sí, aquí también). Lo hizo a través de una serie de NFTs dividida en tres colecciones que equivalían a entradas al festival, experiencias únicas dentro del propio festival, además de todo tipo de obsequios y exclusividades.


En España se cuenta ya con una plataforma para la venta y gestión de tickets digitales a modo de NFT. Entry NFT se trata de una empresa que ofrece una venta de entradas, todo ello en forma de ticket digital inteligente, trazable y seguro.


Música en la blockchain

Los servicios de música en streaming cuentan con más de 400 millones de suscriptores en todo el mundo y obtuvieron beneficios de más de 13.000 millones de dólares en el año 2021. Pero los críticos de la industria afirman que los artistas están siendo injustamente compensados por su trabajo. Tanto músicos como organismos políticos afirman que los intérpretes y compositores están "perdiendo”.


Una de las empresas señaladas es Spotify por no compensar justamente a sus usuarios. Según The Financial Times, esta situación ha llevado a que Spotify ya haya comenzado a elaborar planes para añadir tecnología blockchain y NFTs a su servicio de streaming para, precisamente, aumentar las ganancias de los artistas. De hecho, en 2019, Daniel Ek, CEO de Spotify, dijo en un podcast de la compañía que las criptomonedas y el blockchain podrían permitir a los usuarios de "un servicio como Spotify poder pagar a los artistas directamente", especialmente a través de las fronteras internacionales o en regiones donde pocas personas tienen cuentas bancarias tradicionales. No solo los artistas ven las posibilidades de los NFT, también las grandes compañías.


Daniel Ek (Ceo de Spotify)


En ese sentido Spotify va un paso por detrás, y es que ya existe una plataforma dentro de la blockchain de streaming de música, y no es otra que Audius. Siendo técnicos y concretos, Audius se trata de un protocolo de intercambio y transmisión de música con tecnología de criptomonedas que pretende dar a los artistas más poder sobre la forma de monetizar su música y permitirles conectar directamente con los fans, ya que es propiedad y está gestionada por una comunidad de código abierto de artistas, fans y desarrolladores. En Audius los artistas pueden subir sus temas sin ningún costo y los usuarios pueden escucharlos gratuitamente mientras todos ganan tokens (criptomonedas). Aunque evidentemente no cuentan con una base de artistas y obras tan grande como la de Spotify.


Pero para que sea fácil de entender, Audius es una plataforma de reproducción de música en streaming, en la que puede participar cualquiera de una manera muy sencilla. También trabaja a modo de red social pudiendo compartir y dar me gusta a las canciones que consideres, lo cual hace que ciertas obras tengan más visibilidad y con ello más recompensa. Porque aquí es donde entra su elemento diferenciador. La propia plataforma recompensa a través de su propio token ($AUDIO) por el simple hecho de que el usuario la utilice. Aunque evidentemente, tiene un sistema de propinas para que cualquiera pueda transferir tokens mostrando apoyo a un artista. A diferencia de la mayoría de otros proyectos blockchain, este es posible utilizarlo sin necesidad de entender como funciona la blockchain.


Además los desarrolladores de la plataforma son claros defensores de que los artistas sean los protagonistas de la industria, por ello tienen en cuenta formular una política de monetización más regular y coherente con sus planes de distribuir el 90% del suministro de tokens a sus artistas. También quieren que su reciente asociación con TikTok pueda hacer que el protocolo sea aún más atractivo para los artistas y que puedan aprovechar la viralidad de TikTok.


 

Son varias las maneras en las que NFTs y música pueden estrechar sus lazos, y todas ellas implementando mejoras con respecto al modelo actual de la industria de la música. A día de hoy, puede resultar ligeramente escéptico y complicado el hecho de que los artistas comiencen a desarrollar sus carreras en el mercado de NFTs. Lo que sí que es seguro y verídico, es que el formato actual de la industria de la música no ofrece ventajas a los artistas, que ven como sus ingresos se ven reducidos por intermediarios, algo que con los NFT se regulariza y premia más a artistas y consumidores. Le paso a los casetes, CDs, a la piratería y quien sabe si el siguiente son las plataformas de streaming, igual no resultara tan raro ver una evolución más en la industria de la música.

64 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page