Entrevista NFT: Ana María Caballero, "criptopoetisa" y fundadora de TheVerseverse

Actualizado: 24 dic 2021





Para quien no te conozca, ¿Quién es Ana María?

Soy una poeta colombiana. Vivo en Estados Unidos desde hace años y he escrito un libro de poesía en español, otros dos en inglés y otro más que saldrá el año que viene.


Hace unos meses descubrí el mundo de los NFTs y estoy muy motivada por traer mis versos al mundo cripto. Pienso que hay una potencial enorme de darle valor a la poesía, llenando los versos de nuevos medios visuales y auditivos.


También he lanzado una galería literaria de NFTs que se llama TheVerseverse. La idea es tener poetas del mundo tradicional y juntarlos con artistas visuales para que desemboque en unos NFT en arte digital muy especial.





¿Desde cuándo llevas escribiendo? ¿Cuál ha sido tu trayectoria en el mundo de la escritura?

Llevo escribiendo desde muy pequeña. Recuerdo escribir mis primeros poemas sobre los doce años y siempre me ha acompañado la literatura.


Soy una lectora voraz y a los 27 años tuve a mi hijo y dejé de trabajar por primera vez en la vida. Había trabajado y estudiado desde los 15 años y empecé a tener todo el espacio, tanto mental como temporal, para poder transformar mis versos en un libro. Ése fue el momento en el que empecé a mandar mis poemas a varios concursos en una colección llamada “Entre domingo y domingo”. Y esa colección ganó el Premio Nacional de Poesía José Miguel Arango en Colombia.





Fui la primera mujer en recibir este premio y también quedó en segundo lugar, en otra convocatoria nacional que se llama Las Ediciones Embalaje. Así que quedé muy motivada para continuar escribiendo y lo hice en inglés.


¿Así que después de eso te mudaste a EEUU?

Eso es. Estaba en ese momento viviendo en Colombia y después mi esposo tuvo que mudarse para Estados Unidos, así que vinimos a vivir aquí.


Ahí fue cuando empecé realmente a enfocarme, a editar y darles cariño a todos los poemas que había escrito por tantos años y a organizarlos en un libro en forma de colección corta de poemas, denominado “chapbook”.





La primera fue “Rivers Commute” y me lo publicaron desde una imprenta de California en una colección de Antología. Después publiqué otro chapbook que se llama “Midlife”, que trata sobre sobre ese momento en que los papás empiezan a envejecer, tenemos hijos y nos encontramos cuidando el matrimonio, papás enfermos y niños pequeños. Es ese momento tan raro en la vida en que uno se vuelve como el niñero de todos. Y ése me lo publicó una imprenta de Kentucky.


También tengo otro manuscrito que me lo publicará una imprenta en Inglaterra el año que viene y estoy trabajando en otro manuscrito que tengo buscándole hogar.


Escribes tus poemas en inglés, ¿Ha sido un desafío hacerlo en un segundo idioma?

Es casi una lengua paralela al español por la situación en Colombia. Yo de muy pequeña viví en Estados Unidos porque mi padre tuvo problemas en Colombia, así que estuve entrando y saliendo con mis padres.


Después, intentamos volver porque siempre queríamos vivir en Colombia, pero digamos que mi vida en Estados Unidos y mi vida en Colombia se han entrelazado muchas veces, yendo de un país a otro.





¿Cómo empezaste en todo esto de los NFTs?

Yo había publicado varios poemas y sentía que publicaba un poema y no pasaba mucho. Era una vida muy corta la de un poema: no había mucha interacción con la gente, no había mucha lectura... no lo compartía como yo quería.


Entonces, aprovechando las redes sociales, empecé a transformar mis poemas en video: con mi voz y con algo visual. No es que sepa manejar Photoshop, pero trabajo con un diseñador gráfico desde hace ya muchos años a quien le doy todo el concepto de cada pieza, los colores y el ritmo y juntos lo montamos.


Entonces los empecé a publicar en Instagram y Twitter, a ver qué pasaba, y me invitaron a ser parte de un proyecto que se llama Etherpoems, de una influencer muy grande en el espacio NFT llamada ArtChick. Y así fue cómo empecé con los NFT.





¿Qué han significado para ti los NFTs? ¿Ha supuesto un cambio en tu forma de escribir?

Los NFTs me hacen pensar qué poemas usar para ellos. Tengo poemas de todo tipo: largos y cortos. Me gusta usar los versos más cortos y directos cuando minteo uno.


Yo tiendo a escribir de una manera bastante directa. No suelo ser muy simbólica, sino más bien transparente. Y estos son los versos que yo considero de pronto son mejor recibidos para una audiencia que vive en el mundo digital, donde el tiempo y la atención son limitados


He visto que tienes una obra en Async.art. ¿En qué consiste esta obra?

Es un cuento en verso de 24 partes. Justo estoy escribiendo un ensayo sobre mi padre y ése lo quiero publicar en medios tradicionales, pero también pienso que más adelante podría ser parte de uno de mis proyectos de Async.art.



En la plataforma, básicamente tú subes 24 .jpg a la plataforma, en un canvas que tienen, y la plataforma automáticamente los va rotando cada hora. Entonces tú compras un NFT y recibes 24 partes, digamos y se va actualizando a medida que va pasando el tiempo.


Muchas artistas visuales lo usan, por ejemplo, para tienen un paisaje y van mostrando cómo cambia la luz al transcurrir el día. Mi pieza cuenta el cuento de un día sin dormir, del insomnio de una mujer. Es una vida muy doméstica, un cuento muy sencillo, como muchos de mis poemas. Me encanta explorar la voz femenina del hogar, esa voz que a veces pensamos que no es valiosa, que no merece ser publicada, la voz que a mí más me llama la atención.



El cuento acompaña a esta mujer a lo largo de un día, mientras que recoge a su hijo en el colegio, va al trabajo, le sirve la comida a su marido. Cosas muy cotidianas, pero empezamos a ver que hay rupturas en su interior y se van revelando poco a poco a medida que pasan las horas.


Fundaste junto con 2 personas TheVerseVerse. ¿En qué consiste este proyecto?

Consiste en traer voces del mundo tradicional de la poesía y buscar artistas visuales que las interpreten para convertirlas en obras de arte.


La misión de la galería, fundada con mis amigas Kalen Iwamoto y Sasha Stiles, es mostrar que la poesía es igual a arte. El trabajo que va detrás de un lienzo, una escultura o cerámica es el mismo que va detrás de un poema y se deberían valorar de la misma manera, ya sea a nivel cultural o a nivel comercial. Nos gusta presentar los poemas de una manera nueva, fresca y con movimiento. De momento se han vendido en Foundation y en Objkt estos poemas.



La plataforma tiene una gran curación detrás y traemos voces del mundo tradicional de la poesía ya establecidas, porque nos parece que hay un espacio para elevar el nivel literario del mundo cripto.


En este momento tenemos una poeta que se ganó el premio Guggenheim en Estados Unidos y otra que se ganó otro gran premio y fue nominada 32 veces adicionales. Estamos tocando las puertas de otras poetas que también han tenido una trayectoria similar en el mundo tradicional de la poesía. Queremos traer algo muy especial en cuanto al texto.




¿Cómo ves el uso de los NFTs a día de hoy en la literatura?

Está muy poco desarrollado. Me parece que estamos apenas iniciando. Sin embargo, la gente tiene mucha curiosidad, tengo que decirlo.


La gente me pregunta, quiere saber más y hay interés, pero todavía falta. Las ventas están más enfocadas en el arte visual. El arte generativo está en este momento en auge en el mundo. Todo lo que tenga que ver con inteligencia artificial se mueve bastante. Entonces, creo que estamos iniciando y es un camino largo.


Para quien esté interesado en NFTs y literatura, ¿Qué plataformas y personas les puedes recomendar?

Para empezar, primero tienes que saber qué tipo de NFT vas a hacer. Si tienes conocimiento o la posibilidad de colaborar con alguien como un diseñador gráfico, podrías convertir tus poemas en elementos visuales de video. Eso es lo primero que tienes que decidir. ¿Qué tipo de proyecto vas a sacar? Tienes que saber si será un JPG, un mp4 o un PDF.


También me parece que un lugar muy bueno para empezar es la blockchain de Tezos por los costos bajos. Hay una comunidad de escritores ahí bastante interesante y también te permite monetizar ediciones e iniciar en PDF que si no tienes elementos visuales para tu obra.





Me parece que también Opensea es interesante si quieres estar en Ethereum y no pagar gas fees de antemano. Los costos transaccionales pueden llegar a ser muy altos, así que también es un buen lugar para darte a conocer. Hay coleccionistas que están siempre mirando en Opensea.


Después vas conociendo gente y, creo que todos los que se lo proponen, generalmente consiguen una invitación a Foundation, que es una plataforma un poco más cerrada, pero a la vez tengo que decir que es muy costosa y hay que pensar muy bien si vale la pena dentro. Poco a poco te vas dando a conocer y aplicas a las plataformas que son de pronto más curadas.


¿Cómo crees que evolucionará el panorama literario con los NFTs?

No creo que se vayan a acabar los libros y todo se vaya a volver un NFT. En los museos siempre van a existir las galerías tradicionales de arte físico. Además, tenemos paredes en nuestras casas para decorar, así como tenemos manos que quieren coger un libro de verdad.


Sin embargo, creo que hay un elemento digital que puede ser muy divertido.

Además, es explorar y a veces a la poesía me parece que le falta un poco ese sentido de jugar. De jugar y de explorar. Puede ser un poco acartonado el mundo de la poesía tradicional. Por lo que me parece que el mundo NFT tiene mucho de eso. Esa energía del juego.


Entonces, ¿Por qué no tener un libro de poesía con NFT que lo acompañen? O a la gente que compre tu libro, le puedes dar un NFT para pueda ir a una lectura exclusiva. Creo que se van a acompañar. No es de reemplazar el uno con el otro, sino de acompañar totalmente.





¿Cuál es tu criptomoneda favorita?

Me encantaría decir Tezos, pero ha tenido muchos problemas últimamente con el cierre de Hicetnunc. Es un poco triste. Ethereum tiene muchos problemas, el tema del gas fee me parece que es insostenible. Realmente me hace pensar que estamos, como dicen siempre, temprano. Es como una tecnología Betamax.


El gas no debería ser un factor que impida a alguien coleccionar una obra de arte. Lo que más nos ha afectado a nosotros de manera negativa en el lanzamiento de Verseverse ha sido el tema del gas, porque es prohibitivo a veces mintear las cosas. Muchas veces el minteo y la transacción del coleccionista valen más que el NFT.


Yo pienso que eso va a cambiar y que van a haber nuevas plataformas y nuevas blockchains. He oído hablar de Solana, Algorand, Polygon... pero digamos que Tezos me cae bien.


¿Tienes algún NFT favorito?

He coleccionado muchos. Coleccioné de Kalen Iwamoto, otro de un escritor italiano que se llama Encapsuled, otro de un escritor inglés que se llama The Void. Hay una poetisa que vive en México y se llama Vanessa Koman. Tengo poemas de todos ellos.




¿Cuál es el primer NFT que creaste?

Minté un Etherpoem de mi compañera de TheVerseverse que se llama Sasha Stiles.


Etherpoems es una colección cerrada, curada por ArtChick y otra mujer que se llama Artemis Wild, donde invitaron a 20 poetas a contribuir como veinte poemas cada uno y y los poemas estaban, para que además nos demos cuenta de lo que ha cambiado Ethereum, publicados sobre el blockchain. Es decir, eran onchain, ya que dentro de la transacción salía el texto del poema.



Pero el proyecto sufrió mucho cuando empezó a subir el gas, que fue como en julio/agosto. Los costos de las transacciones del proyecto subieron muchísimo, pero fue un proyecto bellísimo y muy pionero en la poesía NFT.


¿Qué consejos darías a un escritor o poeta interesado en entrar en el mundo NFT?

Lo primero es abrir una cuenta en Twitter y empezar a seguir a NFTesp. Si eres hispanohablante también me parece un buen lugar NFtianguis, que es otra comunidad que se mueve bastante. Que empiece a seguir a la comunidad cubana, que me parece que hacen un trabajo muy interesante en promoverse y en operar como un grupo para participar con gente de otros muchos países.


Hay muchísimos Spaces en español. La comunidad hispanohablante se mueve muy bien en Twitter. Hay que tomarse unos meses para aprender. Me parece que es bueno seguir a personas como Jimena Buena Vida, Diana Pelenur, Dani Euricochea... son líderes de la comunidad hispanohablante.


Está la comunidad de Mujeres NFT, que también ayuda mucho a las personas nuevas. Y por último es observar, observar un tiempo antes de empezar a mintear. También me parece muy valioso hacer preguntas y no tener miedo a hacerlas. Todos fuimos nuevos en un momento dado.


Puedes seguir a Ana María Caballero en Twitter.

528 visualizaciones0 comentarios